Olan

OLAN

Dejando el glamour, la cocina fusión y esos platos que parecen muestra gratis les traigo a Olan. Este local Peruano ubicado en Seminario 67, es la secuela del éxito de la picada ubica en Seminario 96 un poquito más al sur por seminario. El frontis no tiene nombre, no hay carteles luminosos,  no hay fotos, solo el dato de uno de los mejores lugares de Santiago para degustar la verdadera cocina Peruana.

Entramos por un pasillo estrecho que separa el área de fumadores y no fumadores, dejando de lado la estética y lo funcional por la ley que impera en este tipo de establecimientos, esto rompe o mas bien divide el espacio de esta casona antigua, aquellas de paredes de pasta de muro rastrillado con grandes vigas de madera en el techo, la verdad que la ausencia de música y lo que les acabo de describir se deben a que Olan atrae y cautiva exclusivamente por su comida, eso lo demostraron los 20 minutos que esperamos afuera por llegar un poco tarde, el lugar estaba de bote a bote; pero les digo que las sonrisas que vi salir de esos rostros satisfechos que abandonaban el barco me dieron las energías suficientes para aguantar pacientemente mi turno (al llegar pidan número)

Partimos con un Pisco Sour ($2.000 normal, $3.000 catedral) con el amargor  y acidez característicos del Limón de Pica y del pisco Peruano – porque al margen de las disputas, para mi existen 2 piscos: el Chileno que es  la base de nuestra amada piscola, y el Peruano, la mejor materia prima para hacer un buen pisco sour, pq pelearse?.- pero bueno volviendo a nuestra comida, pueden optar por cervezas como la Cuzqueña o Paceña ($1.200) o una rica Incacola. Pasamos a la entrada donde la variedad de platos incluyen un excelente ceviche de corvina servido con camote, rocoto y limón de pica que en su justa medida dejaban apreciar en su esplendor el sabor del pescado ($4.500) o el increíble pulpo al olivo, que dispone en vuestros paladares filetitos de pulpo bañados en una salsa de aceitunas moradas a la crema con oliva, tremendo!! ($6.000).  En general los platos bien servidos, sin esos arreglos de cocina vanguardista que no le van al estilo tradicional del local y  los cubos del ceviche de buena consistencia denotaban la frescura del pescado.

Gracias a que me invitaron y fuimos 4, pude probar varios platos, pero les voy a a dejar lo mejor. Recomiendo el increíble Seco de Cordero, un medallón de muy buen porte, blando, bien marinado y sumergido en una salsa de cilantro que resulta en un  delicado manjar ($4.800) o el Lomo Salteado, cubos salteados en cebolla, tomate y soya ($4.300). También les puedo recomendar los pescados a lo macho. En general los arroces chaufa estaban un poco secos y con mucho jengibre lo que  extinguía al resto de los sabores y los fetuccini salteados son hechos en casa por lo que deben esperar masas gruesas y pesadas ($4.500). Pueden terminar con un suspiro limeño ($1.500) o una leche de tigre..jajaj ($2.500).


En conclusión, Olan es una picada infaltable en el registro de buenas cocinas Peruanas en nuestra capital, buena atención que a mejorado con los años, nada de onda taquillera engrupida, solo el amor a comer mucho y bien, es un lugar ideal para darse un festín de calidad, creanme que no son muchos los restaurantes que exhiben este nivel de frescura y calidad en sus platos. Lo recomiendo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s